Cinco Recomendaciones Molonas: Febrero

Hoy te presentamos una nueva sección que nos hemos sacado de la manga. Hemos decidido en asamblea general que el último jueves de cada mes publicaremos un post con cinco recomendaciones molonas: un plan molón con niños, un juguete molón, una molona cuenta de instagram, una receta molona para hacer con niños molones y una canción muy molona. ¿Hemos dicho ya que todo va a ser muy de molar? Pues eso. ¡A molar muy fuerte!

LA CANCIÓN:

Empezamos con la canción porque así podéis ponerla de banda sonora mientras leéis el resto del post. Aunque hoy yo os recomiendo no perderos el vídeo porque es absolutamente precioso. La canción es Different Pulses, de Asaf Avidan. Y no voy a decir nada más porque nada de lo que diga va a ser mejor que escucharla. No esperes más y dale al play.

Asaf-Avidan-Different-Pulses

EL PLAN:

Llega la Semana Santa y, con ella, el buen tiempo. El mismo que este año apenas ha desaparecido. Así que el plan no podía ser otro que una buena excursión. Y la que he elegido es perfecta para hacer con niños, pues es sencillita y con un paisaje espectacular. Se trata del Camí des Correu, que va de Esporles a Banyalbufar, en Mallorca, por la montaña. Antiguamente, ésta era la única vía de comunicación entre los dos pueblos. ¿Te lo puedes imaginar? La recomiendo en ese sentido (de Esporles a Banyalbufar y no al contrario) porque así el tramo de mayor pendiente se hace de bajada, cosa que con niños pequeños, creedme, se agradece. Pasarás por preciosos caminos empedrados entre bosques de encinas y tendrás una espectacular vista del mar. ¿Un consejo? Lleva un picnic preparado para disfrutarlo en uno de esos bosques. Verás como sorprendes a los tuyos.

cami.des.correu

LA CUENTA DE INSTAGRAM:

La cuenta de instagram de la fotógrafa Elena Shumilova me tiene enamorada. Las fotos que hace de sus hijos son increíbles, pero es que en las que aparecen con animales hacen que casi se me salte la lagrimilla. Retrata una relación tan especial de los pequeños con los animales que me dan ganas de mudarme a una granja y ponerme a tener más niños. Y más animales. Ésto no se lo he confesado a Padredelascriaturas, que me confisca la tablet y me prohibe el acceso a instagram hasta la menopausia. Por lo menos. No puedo dejar de recomendar muy fuerte que la visites sin prisa y disfrutes de todo: los paisajes, la luz, esos niños preciosos, sus mascotas… ¿he dicho ya la luz?

photos-elena-shumilova

EL JUGUETE:

El puzzle imantado de Lilliputiens nos ha dado muchas tardes de juegos. La cuatro imágenes que tiene de modelo se colocan en la ranura superior y así podemos verla todo el tiempo mientras componemos la imagen con las piezas magnéticas en el espacio imantado. Todas las ilustraciones tienen dos caras:una con el dibujo y otra más loca donde se cambian de lugar algunas partes del dibujo. De esa manera, con las mismas piezas, tienes dos imágenes distintas que componer. Además, y este es un apunte especial para madres, tiene debajo un cajoncito donde guardar todas las piezas. Esto facilita mucho la (ingrata) tarea de recoger después y tratar que no se pierda ninguna pieza. Se nota que lo ha diseñado la Brigada de Madres Ingeniosas. Sus cuatro ilustraciones de la gallina Ofelia y sus amiguitos no pueden ser más adorables de lo que son, con sus colores brillantes que encantan a los peques. Vamos, un descubrimiento.

puzzle-imantado

LA RECETA:

Esta vez no podía ser otra: estamos en Mallorca, se acerca la semana santa y es perfecta para hacer con niños. Era casi obligado que la receta de este mes fuese la de los “crespells mallorquíns”. Es muy fácil. Yo os dejo la receta que me dieron a mi, pero seguro que hay más versiones.

Necesitaremos un kilo de harina, 300 gramos de manteca de cerdo (necesaria si queremos que sepan a los auténticos crespells, pero podemos sustituirla por mantequilla o margarina si nos queremos poner finolis), 300 gramos de azúcar, 2 yemas de huevo, la piel rallada de un limón, 1 tacita de aceite de oliva y otra de zumo de naranja (natural, por favor). Mezclas los ingredientes secos (harina, azúcar y ralladura de limón) y vas añadiendo luego el resto de ingredientes. Amasas todo y conseguirás una bola de masa firme pero moldeable, que dejarás reposar una media horita (veinte minutos o menos dejamos las ansiosas como yo). Después de eso, ya podemos estirarla con ayuda de un rodillo hasta dejarla del grosor que nos guste (un cm o así dejo yo) y la cortamos con cortadores de formitas molonas. Los tradicionales son estrellas o corazones, pero aquí podéis dejar volar vuestra imaginación y la de los niños y que disfruten como idem con los moldes y la masa. Después, con el horno a 180 º, las horneamos hasta que estén doraditas y las servimos espolvoreando con azúcar glass. ¡Y a disfrutarlas!

Ya me contarás si molan o no molan

¡¡Adiós, febrero!! ¡¡Bienvenido, marzo!!

2 Comments

    • ¡¡Hola, Nuria!! Es muy chula, ¿verdad? Me encanta, no solo por cómo trata la luz, sino por la sensibilidad y el gusto de sus composiciones. Aparte de que la relación entre niños y animales me chifla.
      ¡Muchas gracias por tu visita, guapa! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*