Kanken, pasa. Te estábamos esperando.

En casa tenemos un Departamento Doméstico de Calidad del que nos sentimos muy orgullosos. No por las consecuencias directas del desempeño de su función, que a veces son bastante dramáticas, sino por los resultados. Todo aquel producto que entra en casa, si pasa el test del Departamento Doméstico de Calidad, se queda para siempre. El funcionamiento es sencillo: se recibe el producto en cuestión, se lo damos a los niños y al rato nos asomamos a ver qué ha pasado. Así fue como pudimos elaborar el ranking de marcas de vajilla irrompible infantil por orden de irrompibilidad. También así es como descubrimos qué pinturas de dedos son las que se limpian fácilmente de la ropa e, incluso, cuales directamente no se limpian. Pues bien, estamos en disposición de anunciar que tenemos nueva marca de las que se quedan en casa: las mochilas kanken, de Fjällräven.

Servidora, que a mi edad, con tripilla y con dos niños todavía aspiro a ser “it girl”, llevaba tiempo viendo esa mochila tan molona en todos los blogs y redes sociales a las que asomara el morro y ya la estaba necesitando bastante. Luego me dio el “síndrome anti-bestseller” y decidí que ya no la quería porque la tenía toda moderna que se preciase de serlo. Por eso, y porque me costó un mundo aprenderme el nombre, tengo que reconocerlo. Y porque no es una mochila precisamente barata, a quién quiero engañar. Esto es así. Así que no, no la quería. Pero para el cumpleaños de Niñonúmerouno su tía Amparo (que si los quisiera más seguro que le dolería) le regaló una. Así que, inmediatamente después del entusiasmo desmedido por parte de ésta que os habla (sí, intenté convencer al niño de que era para mi y que su regalo era el envoltorio. Y no estuvo bien. Lo admito), se puso en marcha el protocolo establecido por el DDC para alcanzar sus conclusiones. Con todos ustedes, el informe:

. Tiene un montón de espacio y, al abrirse casi totalmente por el frente, es muy fácil para los niños llegar a todos los rincones y encontrar sus cosas. Especialmente, dinosaurios de todos los tamaños, “quelitas” perdidas y hierbajos.

 . Es resistente. La han arrastrado, lanzado, golpeado, pisoteado… Tengo que reconocer que llegados a este punto estuve muy cerca de interrumpir el test porque me hacía pupita a mi. Pero la mochila aguantó como una valiente sin inmutarse.

. Se limpia bastante bien. No en la lavadora, claro. No me seas cafre. Pero con un paño húmedo y jabón se queda nueva.

. Se adapta a la espalda del niño con las correas ajustables y, además, como lleva dos asas también la puede llevar en la mano. Es muy cómoda para ellos. Insisto en ésto porque en casa tenemos varias mochilas aparcadas porque no les gusta llevarlas, no les resultan cómodas. Ésta les encanta.

. Tiene varios bolsillos, así que caben un montón de cosas. Básicamente, dinosaurios de todo tipo, palos y piedras. Pero esto ya va en función de las aficiones del retoño en cuestión.

. Es muy ligera. Antes de meter los dinosaurios, los palos y las piedras, claro. Pero ésto ya es cosa del Departamento, no del señor Kanken. A cada uno, lo suyo.

. Hay un montón de colores a cual más molón. Así que es fácil encontrar la tuya. Y el diseño es muy chulo.

Resumiendo: que estoy ahorrando para comprar una de mi tamaño, porque les ha chiflado y han terminado con mis aspiraciones de quedármela yo, resignada, y utilizarla de bolso. Es tan duradera que, si piensas en la de dinero que te ahorras no comprando una cada año, al final no resulta cara. Y es preciosa, oye. Si quereis conocer un poco más de ellas y de su historia, haced pupita aquí.

Desde el Departamento Doméstico de Calidad de éste nuestro hogar, la recomendamos muy fuerte.

3 Comments

  1. Pingback: Los tres regalos de Navidad que NO podrás tener - el blog de My Little Place

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.