¿JUGAMOS? Linterna de historias de Moulin Roty

Estrenamos mes y estrenamos nueva sección en el blog. Y en un alarde de originalidad sin precedentes, y teniendo en cuenta que en ella vamos a hablar de juguetes molones que traemos a My Little Place, la hemos llamado “¿JUGAMOS?”. Sí, vale, no nos van a dar un premio a los más ingeniosos pero… ¿A que no creamos falsas expectativas llamándola así? Pues eso. En ella os vamos a ir presentando algunos juguetes moloncísimos y os hablaremos de nuestra experiencia con ellos y nuestros retoños. Vamos, una especie de “testimonios” en versión juguetil.

Como iba diciendo, estrenamos la sección “¿JUGAMOS?” y la inauguramos, ni más ni menos, que con un juguete que, en casa, está siendo la sensación, cada noche, desde que lo tenemos: La linterna de historias de Moulin Roty.

Es una ideaza de esas que dan hasta rabia que no se te haya ocurrido a ti. Es, ni más ni menos, que una linterna (como su propio nombre indica) en la que insertas una rueda con unas transparencias. Al ir girando la ruedita, las transparencias se proyectan en la pared y las imágenes nos cuentan una historia. ¿Simple? Sí, pero precisamente eso es lo que la hace tan especial. Es muy simple y fácil de utilizar, incluso para un niño. Si es muy pequeño es mucho mejor que seas tú, el adulto, el encargado de manipular el juguete. Pero a partir de unos tres o cuatro años, el niño puede ser quien utilice la linterna y te cuente a ti el cuentito.

En casa, que la hora del cuento es sagrada, se ha convertido en imprescindible. Nos metemos todos en la cama y proyectamos las imágenes en el techo. Y así, acurrucaditos juntos y a oscuras, vamos pasando las imágenes y siguiendo la historia. Nos inventamos voces, avanzamos, retrocedemos… Les encanta. Y a mi también, para qué lo voy a negar. Incluye tres discos, así que tenemos tres cuentos para contar. Pero es que puedes inventarte un montón a partir de las preciosas ilustraciones, porque el límite es tu imaginación. O la del niño. Porque Niñonúmerouno, por ejemplo, se lo pasa en grande contándonos las historias a su hermano y a mi. Hemos descubierto en él a un gran cuentacuentos gracias a Moulin Roty.

Por si tienes curiosidad, nosotros tenemos el modelo “El jardín” y los tres cuentos son adorables. Uno es la historia de unas semillas desde que son plantadas hasta que los niños recogen unas zanahorias. El segundo es un cuento sobre las estaciones y las vemos pasar a través de la transformación de un árbol que da frutos, pierde sus hojas, florece… El tercero es sobre varios animales de una granja y lo que comen. Al no ser cuentos cerrados, te dejan mucho margen para improvisar e ir contando la historia a tu manera. Y nos lo estamos pasando tan bien, noche tras noche, que ya estamos pensando en hacernos con la linterna del circo. De hecho, esta mañana he sorprendido a Niñonúmerouno metido en el armario contándole cuentos a su grúfalo de peluche. Si eso no es un éxito, ya me contarás…

¿Y tú? ¿También eres fan de la hora del cuento? ¿Qué te parece esta nueva forma de contarlos?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*