Navidades, juguetes, niños y esas cosas

Ya está. Ya ha llegado. Otro año que la Navidad me pilla con el paso cambiado. Mira que todos los años digo que éste no me pasa, que voy a montar el árbol en noviembre, que tendré todos los regalos listos antes del diez de diciembre, que el menú estará pensado y la lista de la compra hecha días antes, que haré galletas de jengibre con forma de hombrecitos, tendré turrones y frutos secos, acebo en la puerta… Pues no. Este año tampoco. El árbol lo conseguí comprar (ni siquiera adornar. Solo comprar) el viernes pasado. No se qué cenaremos en Nochebuena ni qué comeremos en Navidad. No hay acebo en mi puerta y aún no he conseguido la receta definitiva de las galletas de jengibre. Nos hemos comido ya todas las chocolatinas del calendario de Adviento. Y, por supuesto, aún no tengo mis regalos.

Menos mal que existe My Little Place. Si no, yo no se qué haría. Y justo ahora, cuando más lo necesito, acaba de llegar un cargamento de juguetes de Le Toy Van, esa marca tan molona de la que ya te hablé en este post hace unos días. ¡Tengo una suerte…! Así que solo tengo que pensar si prefiero la estación de servicio, el barco pirata, la caja registradora, la cafetera… ¡¡Lo quiero todo!! Pero creo puedo elegir: Para Niñonúmerodos, que sigue flipándolo con su cocinita, Papá Noel le va a traer la cafetera de Le Toy Van. Así, además de deleitarnos con sus elaboradas creaciones gastronómicas, podrá servirnos el café de después y no tendremos que irnos a casa del vecino. Creo que la caja registradora también va a a caer. Para que pueda cobrarnos él mismo cuando acabemos nuestra comilona, pobre. Con lo que se lo curra. Y a Niñonúmerouno le traerá el barco pirata, que no se puede aguantar de lo bonito que es. Estoy deseando que lo tenga para jugar yo también, que tengo un trauma infantil con el barco pirata que jamás me regalaron y siempre quise. De ésta, lo supero. ¿Me lees, mamá?

barco-pirata-barbarossa_0

Así que ya tengo plan: esta semana me paso tranquilamente por My Little Place. Como tienen abierto a medio día, no tengo que meterme en el centro en hora punta (que las multitudes me dan cosica). Compro la cafetera, la caja registradora y el barco pirata y echo un ojo, que seguro que cae alguna cosas más (siempre me pasa, no puedo resistirme y me lo llevaría todo). Eso para los niños. Para mis sobrinas voy a comprar en la tienda online unos tutús geniales que van directamente a su casa. Estoy por poner cara de buena y pedirles a Cris y Ariel que me preparen el menú de Nochebuena, me pasen la receta de las galletas de jengibre y me decoren el árbol. Porque es lo único que les falta por hacer para arreglarme las Navidades del todo. ¡¡Si es que así da gusto, oye!!

Lo dicho: si My Little Place no existiera habría que inventarlo.

Ah, sí… ¡¡Y Feliz Navidad!! ¡¡Jou, jou, jou!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.