Los tres regalos de Navidad que NO podrás tener

No me gustaría pecar de alarmista ni de exagerada, pero ya tenemos drama navideño muy tocho: Hay tres regalos moloncísimos que no vas a poder tener. Ni Papá Noel con toda su magia finlandesa ni los Reyes Magos con su superpoder monárquico, van a poder hacer nada al respecto. Imposible. Que no. Agotados. Y si ya, al principio de ésta mi arenga quejica, te parece un drama navideño digno de una adaptación cinematográfica para la tarde del 26 de diciembre en Antena 3, espérate a que te cuente cuáles son los tres regalos molones que no vas a poder tener. Ahí ya vas a querer que se ruede la peli de nuestro drama en 3D y la estrenen a lo grande en las mejores salas. Rápido, coge kleenex, helado de chocolate y ponte ese jersey grande y viejo de llorar las penas. Que voy:

DRAMA EN NAVIDAD:

LOS TRES REGALOS QUE NO VAS A PODER TENER

(del 3 al 1)

3.- El banco de trabajo de madera: ¿Perdona? ¡Pero si es lo más! Quiero ese banco de madera muy fuerte desde la primera vez que lo vi. Mis hijos quieren ese banco de madera muy fuerte desde la primera vez que lo vieron. Mi gata quiere ese banco de madera muy fuerte desde la primera vez que lo vió. Pues nada, que no. Que está agotado. Pero no un poco agotado, no. Agotado del todo. Ni uno. El fabricante se ha quedado sin unidades. Así, como quien no quiere la cosa. Te toca fabricarle a tu hijo, tú mismo y con madera, el banco de madera de fabricar cosas que querías para que tu hijo fabricara cosas de madera. ¿Una paradoja? No. Un drama. Eso es lo que es. Y bien grande.
banco-de-herramientas-para-ninos-melissa-doug-oferta-865901-MLM20440321075_102015-F

2.- El arco iris grande de Grimm’s: ¡¡¡¡Noooooooooooooo!!!! Llevo pensando en ese arco iris, en ese tamaño, para mi sobrina pequeña desde el mismísimo día que lo vi entrar en la tienda. ¡Maldita sea mi suerte! ¿Por qué tenía que agotarse ese arco iris y no otra cosa, como el brócoli? El brócoli es un invento del demonio, que lo hizo así, como si fuera un arbolito pequeño y mono, para que nos hiciera gracia y lo probáramos. Pero no está bueno. El arco iris de Grimm’s, sin embargo, mola mucho. No como tú, brócoli. Ya podían haber hecho, yo que se, millones de arco iris. Pero no, tuvieron que hacer los justos para que se acaben antes de que yo haya comprado el mío. Pues muy bien. Gracias desde aquí por la falta de previsión. A pensar otro regalo. Te odio, brócoli. Por no agotarte tú en lugar de el arco iris.

arcoiris-grimms

3.- La mochila Kanken: Un minuto de silencio, por favor. Respetad mi duelo. ¿Recordáis cuando, hace apenas un par de posts, os dije que estaba ahorrando para comprarla? ¿Recordáis que os recomendé en nuestro facebook reservarla, que yo ya lo había hecho, para no quedaros sin la vuestra? ¿Recordáis todo eso? Pues ahora, como estoy haciendo yo, llorad desconsoladamente: NO HAY MOCHILAS KANKEN. Desabastecimiento mundial. Holocausto zombie. Mierda de la buena. Llamadlo como queráis. Yo lo llamo “el peor día de mi vida desde la muerte de Chanquete”. No hay y no las va a haber hasta, por lo menos, febrero. ¿Febrero? ¿Perdona? ¡¡Eso es el año que viene!! Así que si tú, como yo, eres de las que quería una Kanken para navidad, pásate por My Little Place cuanto antes porque lo que queda allí es lo que hay y lo que va a haber hasta que el señor Kanken fabrique más. Que será el año que viene. A lo mejor tienes suerte y llegas antes de que se agoten.

kanken

Y sí, estas son las (dramáticas) razones de que esté actualizando el blog un miércoles cuando no lo hago nunca. Porque necesitaba desahogarme. Y ya he llamado a todas mis amigas a contarles mi drama (a algunas, dos veces), ya me he comido todo el chocolate que había en casa, he llorado por las esquinas y he hecho la croqueta en el salón un rato. Era ésto o o el psicólogo. Y he preferido ésto, dónde va a a parar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.