Amigo invisible y desconocido

Mi primer regalo de Navidad, este año, no me lo trajo Papá Noel. Me lo envió desde Andalucía mi amiga invisible (y desconocida hasta ese momento). Me había apuntado a un amigo invisible que organizaban algunas de las ex-alumnas de Hello Creatividad y ya casi me había olvidado cuando, una mañana, llegó un paquete a casa. Es genial eso de recibir un paquetito molón, sin saber lo que hay dentro y sin saber quién te lo remite. De pronto me quité unos cuantos años de encima y me sentí como cuando me levantaba el día de Navidad en casa de mis abuelos y salía corriendo a ver qué había traído Papá Noel. En realidad, en aquel momento eran los reyes, y era la mañana del día seis de enero. Pero oye, son mis recuerdos y como ahora soy más del gordito de rojo que de la monarquía, pues he hecho algunos cambios superficiales que apenas afectan al recuerdo en sí. No es mentira, es como si me pusiera colorete en la memoria.

A lo que iba, que me lío. Pues abrí mi paquete, emocionada, y lo que me encontré era el detalle perfecto: una taza preciosa de latón con un bigote de lo más hipster, unas pajitas de papel blancas con topitos negros ideales y un rollo de whasi tape con bigotes también. ¡Con lo fan que soy yo de los bigotes y del washi! Todo venía acompañado con una tarjeta de mi amiga invisible con un cariñoso mensaje. Y además, el regalo no era solo chulo, si no también solidario, pues los beneficios obtenidos con su compra van destinados a la Fundación Movember, que está comprometida con la salud masculina, y se dedica a financiar programas de investigación centrados sobre todo en el cáncer de próstata, de testículos, la salud mental y la inactividad física de los hombres. ¿Puede molar más un regalo? Yo creo que no.

Mi amiga invisible, y hasta entonces desconocida, es Vanessa. Y es el alter ego pensante y actuante de Renata Enamorada, la página web con tienda incluida en la que ofrece sus servicios como wedding planner. Pero no solo eso, la página es como para perderse en ella de lo mona que es. Yo estoy enganchada a su blog desde que la he conocido y ya he sacado ideas geniales para regalarle a esa amiga tan especial que se casa o para poner la mesa navideña con vajilla de usar y tirar, y no tener que fregar después pero que la mesa quede monísima. Tengo pendiente para ya un pedido a la tienda de Renata. Os invito muy fuerte a que os paseis a conocerla.

Lo más gracioso es que a mi me tocó regalarle a ella sin saber que era ella la que me regalaba a mi. ¿Casualidad? ¿Serendipia? Con mucho menos te hace Iker Jiménez un programa enterito. Decidí hacerle una postal con trocitos de tela muy monos y mi mundialmente reconocida (in)capacidad para coser. Espero que pensara que se la habían hecho mis hijos y así pasaría de “patética” a “adorable” en segundos. Eso sí, le puse toneladas de cariño. Para compensar la ausencia de talento. Y el regalo fue un saco de papel chulísimo que acabamos de recibir en My Little Place y que en cuanto lo vi supe que era para ella. Es chulísimo, con un corazón enorme dibujado al frente, y caben un montón de cosas. Ya me la imaginaba con su saco enamorado lleno de papeles de colores, telas preciosas y un montón de detalles para las bodas tan especiales que organiza.

Es muy chula la iniciativa que han tenido estas chicas. Y, además, me está sirviendo para conocer blogs muy, pero que muy, interesantes. Es como un tour virtual por la vida y milagros de distintas mujeres que, de otra manera, quedan un poco lejos de mi propia vida en esta tranquila isla. De momento, ya estoy enganchada a Sonrisas de Papel y a Foodie and Chef, entre otros. Y sigo descubriendo, que no me han dado las fiestas para visitarlos todos. Cualquier día hasta me animo y comento. Todo se andará…

5 Comments

  1. Qué ilusión que hayas disfrutado tanto con el amigo invisible. A mí también me encantó llegar a casa y encontrarme con el regalito… Y por otra parte, dedicar un tiempo a enviar el regalo a la persona que me había tocado por sorteo. Espero que podamos repetir durante la próxima Navidad. Feliz año!

    • ¡Hola, Nuria! ¡Sí, ha sido una experiencia muy chula!Además, la sensación de desvirtualizar a la gente a través de un detallito tan molón hace que seamos más conscientes de que hay vida al otro lado de la pantalla. Y que esas cosas que leemos las escribe alguien de carne y hueso, ¿no?
      Y sí, por favor, repitamos la próxima Navidad. De momento, me voy pitando a visitarte, que creo que te tenía entre los blogs pendientes de reconocimiento… 😉
      Feliz año a ti también y nos vemos por aquí y por allí… ¡Besote!

  2. Hola bonita!
    Acabo de descubrir este post perdiendome entre tu tienda, que alegría que coincidiesemos porque yo tambien te he conocido más de cerca gracias a esta iniciativa! Me ha encantado tu regalo pero estoy fuertemente ilusionada de que te haya gustado el detallito que te mandé yo, porque supe desde el primer dia que me metí en tu página a web a investigar los gustos de la que seria mi amiga invisible que tenia que formar parte de un iniciativa solidaria… espero que esta solo sea el primer regalo de una bonita amistad!
    Un besazo enorme!!!

    • ¡Hola, bombón!
      ¡Qué alegría leerte por aquí! No te quepa la menos duda de que va a ser el primero de una larga lista. Y que es solo el comienzo de algo muy, pero que muy molón. ¡Segurísimo!
      De hecho, en cuanto pasen estas fiestas tengo pendiente escribirte un mail y, entre otras cosas, proponerte algo muy chulo. ¡¡Chan chán!! 😉
      ¡¡Un abrazo enormísimo y gracias, gracias, gracias!!

      • ¿No me digas? 🙂 Deseando estoy de escucharte (o leerte), no hay nada que me guste más que una bonita colaboración 🙂 ¡Todo oídos soy! Un besazo enorme!!!
        Ainss que de tentaciones para cuando sea mamá 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.